¿Qué es el PEP y por qué es importante que la víctimas de abuso sexual lo conozcan?

Para una víctima de abuso sexual puede ser confuso decidir qué hacer después de haber sido atacada. Además del proceso legal para levantar una denuncia contra el o los atacantes, también existen protocolos médicos para asegurar que tu salud no está en riesgo. Entre ellos se encuentra el PEP, un tratamiento importante que no todos conocen.

¿Qué se debe hacer después de una violación?

Antes de cualquier examen, es importante que el médico te pida tu consentimiento antes de tocarte o hacerte cualquier pregunta acerca de lo sucedido. El Sistema de Salud del Sur de Australia señala que es válido pedirle al experto que se detenga cuando lo desees, así como permitir algunas revisiones y otras no.

Por lo general, se buscan heridas en todo el cuerpo, en los genitales y en el ano. Los doctores también pueden realizar una evaluación médica forense para recolectar pruebas (como muestras de semen). Si este es el caso, es esencial acudir con el especialista en las 72 horas siguientes o en el menor tiempo posible, como explica la Universidad Estatal de Pensilvania.

Es común que quienes sufrieron una violación teman contagiarse de enfermedades de transmisión sexual (ETS) o de embarazarse. Para este último escenario, la solución es tomar una píldora de emergencia, la cual se consigue incluso en farmacias. Es importante volver a realizar pruebas de embarazo posteriores para asegurarse de que la pastilla fue efectiva. Si te interesa conocer más acerca de esta píldora, te invitamos a leer este artículo.

El Sistema de Salud australiano señala que, en el caso de ETS, el diagnóstico y seguimiento no pueden darse de manera inmediata. Esto se debe a que enfermedades como la clamidia, gonorrea e infecciones vaginales suelen manifestarse de 2 a 3 semanas después del acto. En cambio, las pruebas sanguíneas para buscar la presencia de hepatitis B y C, sífilis y VIH ocurren 3 meses después.

Pero existe un método para evitar el contagio de VIH antes de que sea demasiado tarde.

¿Qué es el PEP?

La profilaxis post exposición (PEP, por sus silgas en inglés) es un tratamiento enfocado a prevenir una infección después de que un individuo estuvo expuesto a un patógeno. Quienes tuvieron sexo con riesgo de contagio, las personas que comparten jeringas y las víctimas de violación son candidatos a recibir el PEP dedicado a combatir el VIH.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades detalla que el PEP implica la toma de un grupo de medicamentos antiretrovirales. Estos deben empezar a tomarse dentro de las primeras 72 horas después del ataque y sólo se utiliza en casos de emergencia (no es un sustituto de otras medidas preventivas, como el uso del condón).

Los fármacos recetados por un médico se toman de una a dos veces al día, durante 28 días. Aunque su efectividad no es del 100 %, entre más pronto se comience el tratamiento, aumentan las probabilidades de evitar el VIH.

Sólo un especialista en salud puede recetar el PEP, ya que debe considerarse el historial clínico del paciente así como la interacción que podría tener con otras medicinas que el individuo toma. Así lo informa el sitio AIDSinfo de la Librería Nacional de Medicina. El PEP no presenta efectos secundarios que atenten contra el bienestar de las personas. El único que se ha reportado es náusea y sólo es temporal.



Deja un comentario